LA MEMORIA OLVIDADA

Hace unos días un compañero antifascista escribió y nos mandó este documento que desde Arganzuela Insurgente nos parece muy interesante.  Desde hace ya muchos años el antifascismo lucha contra la pérdida de la memoria histórica, con lo cual nos parece tremendamente importante que en nuestro barrio se tenga conocimiento de el significado y la importancia de los lugares por los cuales nos movemos ya que son un trocito de nuestra historia y de la historia de muchos y muchas antifascistas que lucharon contra el fascismo.

LA MEMORIA OLVIDADA:

Resulta cuanto menos ironico lo cercano que para muchos de nosotros esta la memoria historica antifascista en nuestras ciudades y en nuestros barrios, sin que nosotros apenas podamos ni siquiera adivinarlo, ya que el paso de los tiempo y sobretodo el silencio y la ocultacion de las elites politicas han hecho suficientemente bien su trabajo.

Un caso bastante claro y evidente de esta memoria historica que pasa por nuestra cara sin darnos cuenta es sin duda alguna el caso del Centro Social La Traba, situada en la calle Batalla de Belchite de Madrid, en el popular e industrial barrio de Delicias.yeserias1

Muy probablemente, los cientos de personas que cada año pasan por sus puertas, animando con su presencia a las actividades sociales del barrio y construyendo alternativas sociales frente a los modelos establecidos del sistema capitalismo, probablemente apenas habran reparado en el enorme simbolismo que encierra ese barrio, de hecho, esa misma calle, un simbolismo que, sin darnos cuenta nos remite a las epocas mas oscuras de nuestra historia reciente, a las epocas de mayor sufrimiento de la historia contemporanea del estado español, pero en parte tambien a las de mayor lucha y combatividad social reciente.

Muy pocas personas, al pasar por sus puertas para acudir a una asamblea, un concierto, o una charla, probablemente no habran reparado nunca en el colegio que se situa justo en frente del centro social, (construido durante la II Republica y de arquitectura indudablemente racionalista y republicana), probablemente no habran reparado nunca en el nombre de la calle donde se situa el centro social, y probablemente, no habran reparado en la enorme mole de ladrillo y cemento que se situa en el solar vecino al centro social, en esa mole que sin duda alguna nos recuerda por su estructura a la temible arquitectura de las carceles y la prisiones.

Y es que, en efecto, junto a este centro social, probablemente para sorpresa de sus moradores, se levantan los restos de una antigua carcel, cuyos restos carcomidos y medio derruidos nos evidencian estar probablemente ante un edificio de una cierta antiguedad, y no se equivocan. Es una carcel, si, pero no una carcel cualquiera. El edificio en cuestion son los restos de la antigua Carcel de Yeserias, prision utilizada en 1939 por parte del recien impuesto estado franquista para encarcelar, humillar y torturar a los presos politicos antifascistas del recien derrotado ejercito popular de la republica, justo al acabar la guerra civil española y tras el triunfo militar de las fuerzas fascistas del estado con apoyo del fascismo y del capitalismo internacional.

Por esta carcel, numeros presos politicos antifascistas pasaron durante años, algunos mas conocidos, otros mas anonimos, pero todos ellos victimas de la represion fascista que hoy en dia sigue olvidada y perdida entre los restos de la vieja prision. Algunos de ellos, pasaron años recluidos, algunos, los mas afortunados pasarian a otros destinos, pero tambien muchos de ellos pasarian aqui, encerrados sus ultimas horas antes de ser sacados en masa y fusilados en las tapias de algun cementerio perdido y olvidado de la capital.

Desfile+presos+republicanos+ante+autoridades,+mediados+años+40,+cárcel+Yeserías

Algunos de estos presos politicos, los que conservaron la memoria de semejante barbarie ideologica fascista, como el celebre militante anarcosindicalista Eduardo de Guzman, retrataba de esta manera el infierno de las numerosas prisiones fascistas de postguerra, haciendo mencion directa a la de Yeserias, donde el mismo estuvo recluido durante un tiempo, de la siguiente manera;

“El 31 de diciembre de 1939, funcionan en Madrid las siguiente prisiones, Yeserias, Porlier, Conde de Toreno, Santa Engrancia, Torrijos, Duque de Sesto, Ronda de Atocha, Barco, Cisne, Ventas, San Anton, San Lorenzo, Santa Rita, Comendadoras, Claudio Coello y Principe de Asturias. Todas ellas estaban tan abarrotadas, que los presos amenazan con reventar sus recintos, teniendo muchas veces que dormir amontonados en un espacio de 35 centimetros de ancho por metro y medio de largo. Destaca la prision de Yeserias, en Delicias, donde pasan de 6000 los reclusos”

Asi pues, ya en 1939, la prision de Yeserias, en las calles Batalla de Belchite, Juan de Vera y Del Plomo, es ya un destacado centro de represion masiva de presos politicos antifascistas desde el primer momento de la instauracion del estado franquista. Por ella, como hemos dicho antes, pasarian numerosos presos politicos, algunos mas anonimos, y otros mas conocidos por su militancia durante el periodo republicano y durante la guerra civil.

Asi, por esta prision de Yeserias, pasarian presos politicos como;

Eugenio Mesón Gómez, secretario provincial madrileño de la Union de Juventudes Comunistas, marido de la celebre militante comunista Juana Doña, que un día llenó las Ventas “porque allí también hablaban Carrillo, Pasionaria y Largo Caballero”, fue sacado de la cárcel de Yeserías y fusilado por los fascistas a los 25 años, en julio de 1941.

Domingo Girón Garcia, dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), fue encarcelado por la junta de Casado cuando las últimas fuerzas leales al gobierno de la República se rindieron tras la huida del gobierno y la entrada en fuego por la espalda de las unidades de Mera, impidiendo a las fuerzas leales, entre las que se encontraba Girón, toda posibilidad de éxito. Los franquistas no tuvieron que molestarse en detener a Girón, Ascanio y otros miembros de las JSU. Fueron encausados en lo que se llamó “el expediente de la Junta de Casado” y tras pasar por Yeserias, fusilados dos años después, el 3 de julio de 1941 , contra las tapias del Cementerio del Este.

Miguel Núñez, uno de los fundadores en 1936 del Partido Socialista Unificado de Catalunya (PSUC) y un destacado luchador antifranquista, gran parte de su juventud se la pasó en la cárcel, donde cumplió catorce años en tres etapas diferentes, aunque en muchos centros penitenciarios: la Modelo de Barcelona, el penal de Burgos, Atocha, Yeserías, Aranjuez y Ocaña, durante las cuales fue torturado en reiteradas ocasiones.

Antonio Molina Vázquez, militante anarquista, actuo como guerrillero y miliciano en la guerra civil en una columna de la CNT-FAI y luego en la 77ª Brigada Mixta del Ejercito regular, posteriormente es encarcelado en la prisión de Yeserías el 31 de Junio de 1939, muriendo en la prision de Huelva en 1945.

Eduardo de Guzmán, periodista, anarcosindicalista y escritor, se dedicó al periodismo, y escribió en periódicos como “La Tierra” , “La Libertad”, o “Castilla Libre”, el último periódico editado en Madrid antes de la entrada de las tropas franquistas, tras la guerra fue hecho prisionero, juzgado y condenado a muerte en la prision de Yeseras, pena que le fue conmutada por la de cadena perpetua.

7

A lo largo de toda la dictadura fascista, la prision de Yeserias seguiria funcionando como tal, y alcanzaria bastante celebridad, y ya a finales de siglo, modifica su uso penitenciario y pasa a ser el Centro de Insercion Social Victoria Kent, lo cual no deja de ser ironico, al ser esta una de las mas celebres politicas republicanas y antifascista, que se vio obligada a exiliarse para no caer en manos del estado franquista.

Resulta pues, ironico, humillante, casi incluso un gesto de mal gusto, que la misma prision que sirvio para encerrar, torturar y humillar a miles de republicanos antifascistas, lleve ahora, hoy en dia el nombre de una politica republicana. Como ironico es tambien que hoy en dia, esta prision y el mismo centro social mencionado se situen en una de esas calles que diversos colectivos de recuperacion de la memoria historica antifascista con tanto esfuerzo combaten y luchan por modificar, una calle, la de la Batalla de Belchite, que es tambien un homenaje a esas victorias miticas y estramboticas que durante 40 años el regimen fascista tan infatigablemente no se cansaba en repetir.

Asi expresa el mismo general fascista Francisco Franco que significado tiene esta batalla ( y por ende la importancia de darle el nombre a una calle situada junto a una prision para presos politicos) en el imaginario colectivo franquista;

“Por esto la batalla de Belchite tiene un puesto de honor en la historia de nuestra Cruzada. La victoria momentánea del enemigo fue una victoria sin alas, más una victoria del heroísmo de los defensores que de las muy superiores huestes comunistas que lo ocuparon. Belchite fue, por otra parte, la piedra de toque del comunismo español y en él naufragó para siempre. Hoy se sabe por los relatos escritos por los rojos extranjeros que el comunismo internacional enroló en las filas rojas, que para la defensa de Belchite hubo un plan mandado desde Moscú y que pregonaba supervisado por Stalin, plan en que el comunismo internacional había depositado su confianza. Sin embargo, todo aquel sistema defensivo cayó al suelo derrumbado en la batalla de la reconquista de Belchite.”

Sobran, pues, todas las palabras. Asi pues, este ejemplo concreto, que es sin duda alguna extensible a todos los cientos de carceles y prisiones, centros de reclusion y campos de concentracion de todo el estado español que el regimen franquista utilizo para eliminar y reprimir todo resquicio o resto de movimiento antifascista y de izquierdas, este ejemplo es uno mas de este tipo de geografia de la represion, de esta memoria historica que recorre, muchas veces sin saberlo, nuestras calles y barrios, a veces mucho mas cerca de lo que creemos nuestro entorno directo mas cercano.

A su vez, resulta ironico poder comprobar en este claro ejemplo como la memoria de algunos pocos (Batalla de Belchite) prevalece todavia hoy, en el siglo XXI, acosta del olvido de otros muchos (presos de Yeserias).

Sin duda alguna, tambien esta en nuestro deber como antifascistas recordar a todas estas personas que murieron o que sufrieron la represion del fascismo en sus propias carnes, no dejar que caigan en el olvido y sobretodo, tratar de homenajearlas con todos los medios que esten a nuestro alcance pues este debe ser nuestro pequeño agradecimiento a todas esas mujeres y hombres que nos precedieron y que lucharon en nuestro nombre por un mundo mas justo, por un mundo socialista y en libertad, que con tanta saña no han arrebatado, y junto a el, la memoria de todos aquellos luchadores, forzados al olvido, a la memoria olvidada, que dieron su vida por ese mismo ideal que nosotros compartimos hoy en dia.

x Militante Antifascista.

yeserias4

Anuncios

Arganzuela Insurgente: Un poco de Historia (II)

Nos vamos de vacaciones, pero como la insurgencia se lleva adentro en todas las estaciones,  seguimos en la brecha en el calor veraniego madrileño.

Seguimos con nuestra particular Historia del Barrio, ahora la segunda parte, para, poquito a poco y entre todos, ir construyendo ese recuerdo vivo y presente que es Arganzuela y que merece que la conozcamos un poquito más. ¡Ahí va!

 

————————————————————————————————————

Arganzuela, Historia de un Barrio (II)

Arganzuela recibe su nombre de una leyenda del siglo XV y es en realidad el apodo  de una niña que trabajaba de aguadora y a la que la reina Isabel I de Castilla, ( en uno de esos gestos de infinita bondad con la plebe que se inventaban los reyes para engordar los libros de Historia ) regaló el terreno , la calle Arganzuela que nace en la Ronda de Toledo, cuando le dio una jarra de agua en un día de calor.

arganzuela_historia2

 No ha sido un distrito como tal hasta su historia más reciente. En la primera división distrital del municipio en 1902, el territorio se encontraba repartido entre Latina, Inclusa y Hospital. Tras la absorción de los municipios limítrofes a Madrid, en 1955 se reorganiza de nuevo creándose el distrito de Arganzuela-Villaverde como uno solo. Se extendía abarcando territorios de Villaverde y Usera. De hecho, algunos compañerxs  y muchos amigos de los integrantes de la Asamblea de Arganzuela Insurgente son de Villaverde, símbolo de que no se ha roto ese vínculo de “vecindad” entre barrios .

 

Tras su definición en 1970, Arganzuela  ha seguido conservando su carácter inmigrante. Antes recibió a los trabajadores de la sierra, de Castilla, Andalucía o Extremadura, y esta última década ha acogido a inmigrantes, sobre todo  de Latinoamérica, que han venido a trabajar y vivir en el barrio. Unos y otros han sido esenciales para el desarrollo económico y social de Madrid.

Arganzuela ha sido un distrito nacido de los planes de Ensanche decimonónicos, pero con una suerte distinta a la que tuvieron zonas como Salamanca o Chamberí. Es y ha sido una zona dominada por la clase proletaria, y de marcado carácter inmigrante, lo que le hace muy interesante de estudiar y conocer. Sin embargo ha pasado desapercibida –quizás justamente por estos hechos- por los historiadores, que la han despreciado a la hora de narrar la historia de la ciudad.

Por último, conviene que hagamos una pequeña reflexión sobre el barrio hoy en día. La población inmigrante que ha ido llegando a Arganzuela es, en un altísimo porcentaje (el 40% en un censo de 2006 ) de origen ecuatoriano. Le siguen, de lejos, colombianxs, dominicanxs, chinxs y peruanxs. Ésta población inmigrante ha ido ocupando la zona más antigua del barrio ( Delicias, Palos de Moguer, Atocha ) y con ellos ha venido también el cambio en las calles de Arganzuela. Se han abierto establecimientos de productos típicos, bares, locutorios, restaurantes, peluquerías… abriéndonos a nuevas culturas  y a la convivencia intercultural, que es un hecho. Lxs inmigrantes trajeron consigo a los niños, que volvieron a jugar a las calles del barrio, y a los jóvenes, que se unieron a los del vecindario y con los que compartimos los problemas de la juventud, como la precariedad laboral o la incapacidad de conseguir una vivienda digna, así como la falta de espacios para el deporte o el ocio en el barrio. La población menor de 16 años de origen extranjero en el distrito es un alto porcentaje dentro de la población menor de edad, “rejuveneciendo” el barrio muy significativamente. Sin embargo los colegios públicos siguen siendo muy escasos ( apenas hay 5 en el barrio ) y el porcentaje de alumnado extranjero en el aula, muy alto.

Las mismas preocupaciones compartimos también con  los centros de Salud –como el recientemente privatizado Pontones- y desde el barrio surgen hoy en día respuestas vecinales de lucha muy necesarias y útiles que desde aquí apoyamos.

En el contexto de crisis económica a la que nos enfrentamos actualmente, Arganzuela sufre con fuerza el batacazo del capitalismo agresivo que se ceba con lxs vecinxs, trabajadores y trabajadoras. Arganzuela Insurgente reivindica, que ante la crisis capitalista, lxs obrerxs debemos mostrar una respuesta contundente y tener claro que lo que nos separa no es NI la raza NI el sexo, sino la clase social.DSC00447_02

Éste pequeño repaso a nuestra “historia” particular podría acabarse con la conclusión de que Arganzuela nace de lxs trabajadorxs, que ha sido campo, industria y también víctima de la construcción corrupta y desmedida. Que en él hay una conciencia de clase y multicultural que debemxs, entre todxs, trabajar para hacer frente al racismo, el fascismo, el sexismo, al capital y al sistema.  Y no podemos acabar sin hacer una mención al hecho que ha convertido en tristemente famosa a Arganzuela en los últimos tiempos: el asesinato a manos de un militar neonazi de Carlos, “Pollo”, un joven vecino del barrio de Vallekas que iba a manifestarse contra una concentración racista, en el metro de Legazpi.  Arganzuela ha sido testigo de su muerte y de la actual represión al movimiento antifascista -alimentada desde entonces por los medios de comunicación- con sucesos como las dos últimas manifestaciones antifascistas por motivo del 20 de Noviembre que se realizaron en el barrio, o los “disturbios” del pasado Febrero en Tirso de Molina duramente reprimidos cuando lxs antifascistxas, junto con lxs vecinxs del barrio, respondieron ante la concentración nazi que se iba a producir en una plaza que siempre ha sido un referente histórico de lucha. No queríamos dejar de mencionarlo pues el barrio no puede ser un mero testigo ante la injusticia y el abuso de poder. Por eso, y entre otras muchas cosas, estamos aquí y ahora. Porque Arganzuela se rebela.

Arganzuela: un poco de historia…

Lo prometido es deuda… sabemos que llevamos un parón informativo, pero los exámenes de fin de curso, la Selectividad  y algún que otro problema logístico nos ha mantenido okupadxs (un poco más okupados de lo normal, nunca mejor dicho). Pero lxs Insurgentxs seguimos dando guerra, y con nuevos integrantes.

 

Como prometimos escribir por aquí un poco de historia sobre el barrio, hemos recopilado información para hacer una retrospectiva  sobre Arganzuela desde su nacimiento, y dar testimonio de su condición de distrito obrero y multicultural.

 Pese a que a muchos le joda, nuestro barrio es un barrio de trabajadores, de aquí y de fuera, y NO es ni SERÁ cobijo ni hogar de FASCISTAS ni de RACISTAS.

 

Pues lo dicho, aquí os dejamos una primera parte.

 

——————————————————————————————————————————————

ARGANZUELA: HISTORIA DE UN BARRIOViejo_matadero_Arganzuela

En el Madrid del siglo XIX, una zona rural al sureste de la cuidad, fuera de sus límites legales, comenzó a habitarse.  La población que emigraba de otras zonas de la Península para trabajar en la metrópoli se instalaba en chabolas y casitas ilegales, famosas en la literatura de la época por su insalubridad.

Allí se acumulaban los nuevos pobladores que la ciudad no podía absorber.  Hasta entonces, la zona sólo había servido para tener las instalaciones de servicios del Rey. Pero en 1860 se trazó el Plan de Ensanche que la incorporó a la ciudad. Entonces, lo que había sido hasta el momento  un territorio a las afueras  se empezaba a convertir en una encrucijada en la que se enfrentaban una cuidad como Madrid, que quería consolidarse como metrópoli,  y una población que se multiplicaba día a día, que venía del campo, de los pueblos, dejando atrás valores y costumbres para enfrentarse e integrarse en la nueva realidad de la ciudad que se transformaba.

Entre 1860 –cuando comenzó el Plan de Ensanche- y 1936, cuando comenzó la Guerra Civil, se gestó Arganzuela.

Durante ese periodo el vecindario se multiplicó hasta 4 veces. Algunos no eran emigrantes: venían del centro de la metrópoli a vivir aquí por los bajos alquileres y la cercanía a los centros de trabajo.  Y es que, como residencia de la clase trabajadora, se instalaron en ella las fábricas que la convirtieron en un núcleo industrial. Hasta entonces, el escaso desarrollo de la industria en Madrid y en el Estado Español se veía sustituido por los oficios y la construcción del ferrocarril. El tren va a ser determinante en el barrio: sería su espina dorsal durante décadas, y cualquier vecino mayor remitirá a las vías férreas para contar cómo se vivía en el barrio hace 50 años: ese ferrocarril que unía la Estación del Norte ( que ahora llamamos Príncipe Pío ) y la de Delicias, y la famosa Estación de Atocha.

ARGNA

Tras el parón que supuso la Guerra Civil, también en el desarrollo de las comunicaciones – se perdió gran parte de la red de Telégrafos y de Ferrocarril- se abre una nueva etapa, la del Franquismo, y la dura posguerra de los primeros años de dictadura.  Se abren entonces mercados centrales y el famoso Matadero Municipal, hoy un espacio que gestiona el Ayuntamiento y que mantiene abandonados y sin ningún uso público muchos metros cuadrados de las antiguas naves. También se construyó vivienda protegida, de la que aún podemos ver las placas en muchos edificios.

Ya en el año 1963, se lleva a cabo una recalificación social, y en los 70, con el plan de Fomento de la Avenida de la Paz, (M-30) y el cierre de la antigua estación de Delicias –hoy Museo del Ferrocarril- comienza a convertirse en un barrio residencial.

Como barrio obrero e inmigrante, Arganzuela también tuvo su Asamblea de Vecinos durante el último tramo de la dictadura, en el marco de la importancia que tuvieron este tipo de organizaciones vecinales ( famosos ejemplos son Vallekas u Hortaleza ) donde se gestó el trabajo político de todxs aquellxs que lucharon contra el fascismo a través de la necesaria unidad vecinal. Desde Arganzuela Insurgente también queremos reivindicar ese trabajo antifascista desde los barrios, ya que la desidia y la indiferencia, valiosas herramientas del sistema para mantenernos calladxs, junto con la desinformación y la constante represión de los colectivos, proyectos, o militantes antifascistas han hecho que desaparezca en gran parte ese teijdo solidario vecinal que fue crucial durante el franquismo y sigue siéndolo hoy en día. Desde el poder se han esmerado, y mucho, en hacerlo desaparecer.  Pero nostrxs creemos en el trabajo de barrio y en los mvimientos vecinales y lo reivindicamos desde aquí.

 

Ya en los años ochenta, el Plan de Actuación del Pasillo Verde Ferroviario – ese paseo de bancos, arboles y ciclistas hoy que fue durante décadas la vía de tren que separaba el barrio, muchos podemos recordar aún la vieja corrala que se demolió hace pocos años a la orilla de las vías- formó también parte de este proceso de reconversión del barrio.

Desaparecieron las industrias poco a poco ( Gasómetro, Legazpi o las famosas fábricas de cerveza) y se crean instalaciones municipales y  parques como el de Enrique Tierno Galván, antigua escombrera del Cerro de la Plata, o el de Peñuelas, antes parte del trazado ferroviario. Este proceso todavía dura hoy: la zona de Legazpi, incluso la nave donde la se asienta la Traba, son vestigios de ese pasado industrial que ha ido desapareciendo para dar paso a las urbanizaciones con gimnasios y pisicinas.  A mediados de los noventa, y hasta hace bien poco, toda la zona que antiguamente acogió industria o era simplemente campo, al oeste del barrio ( Yeserías, Pirámides…) ha sido el ejemplo más claro del la llamada “burbuja inmobiliaria” o “boom del ladrillo”. Miles de viviendas se construyeron y con ellas un nuevo tipo de vecindario, joven y con mayores recursos económicos, que fue habitando esa área donde la mafia constructora, de la mano de la corrupción política, devoraron a ladrillazo limpio millares de hectáreas.

Hoy en día pueden observarse todavía los restos de esta transformación y junto a los nuevos bloques de edificios, vemos casas bajas y antiguas y algún solar sin ocupar.

ADIÓS, Mestre, ADIÓS

 

2061929wNo podemos si no felicitarnos ante la noticia de que Soledad Mestre abandona por fin la Delegación de Gobierno de la Comunidad de Madrid. Sabemos que el collar cambiará pero no el perro, pero aún así, era apremiante, necesaria, la desaparición de la vida política de este personaje, que ha sido capaz de dar voz y “calle” a los sectores más reaccionarios y radicales de la extrema derecha, mientras que se ha dedicado a criminalizar e ilegalizar las concentraciones, manifestaciones, iniciativas de los movimientos sociales, con especial saña a nostrxs, los antifascistas, por que quizá resultáramos una amenaza demasiado incómoda y evidente para el sistema establecido, aún más si cabe en esta ciudad. No en vano, Esperanza Aguirre y ella se llevaban muy bien, y semejante persona  ha lamentado su marcha y elogiado “el acierto” con el que siempre trabajó desde su cargo.

Gracias a sus actuaciones políticas, Democracia Nazional salió a la calle el día que un militar neonazi asesinó al compañero Carlos. Gracias a la actuación policial, muchos compañerxs han sido detenidos y torturados por las Fuerzas de Seguridad cada vez que han intentando el mero hecho de salir a la calle a hacer oír sus voces. Gracias a su buen hacer también, los neonazis pudieron hace un mes provocar e intentar atacar a un barrio obrero, mestizo y antifascista como es Vallekas.  Por estas, y otras muchas cosas, nos alegramos de despedirla para sieokvk09mpre.

 

Contra la complicidad política que ampara a los mismos de siempre, contra la criminalización de la lucha antifascista. Ser antifascistas no es un delito, es un orgullo. 

No te echaremos de menos…

  • ----------------------------- ----------------------------- ----------------------------- ----------------------------- ----------------------------- ----------------------------- ----------------------------- --------------------------------------